Qué es un ERE y sus implicaciones laborales en España

Un ERE es un procedimiento legal que permite a las empresas tomar decisiones en situaciones de crisis que afectan a los empleados. Puede implicar la reducción de jornada, la suspensión temporal del contrato o el despido colectivo. Existen diferentes tipos de ERE, como el de reducción de jornada, el de suspensión del contrato y el de extinción. Durante el proceso, se siguen varias fases como la de consultas, autorización y resolución. El ERE puede ser causado por motivos económicos, técnicos, organizativos, productivos o de fuerza mayor. Es importante cumplir con las obligaciones legales y proteger los derechos de los trabajadores. El ERTE se diferencia del ERE en que las medidas son temporales y revocables.

Tipos de ERE

A continuación, se detallan los diferentes tipos de ERE que pueden ser aplicados por una empresa en situaciones de crisis:

ERE de reducción de jornada

Este tipo de ERE implica una disminución en la jornada laboral de los trabajadores afectados. Durante el período de reducción, los empleados trabajan menos horas de las habituales, lo que se refleja en una disminución proporcional de su salario. No obstante, se les proporciona una prestación por desempleo para compensar parte de la pérdida económica.

ERE de suspensión del contrato

En un ERE de suspensión del contrato, los empleados dejan de trabajar de manera temporal, pero mantienen su puesto de trabajo. Durante este período, los trabajadores también reciben una prestación por desempleo para cubrir parte de sus ingresos. Esta medida se toma cuando la empresa atraviesa dificultades económicas y necesita reducir los costes laborales de forma temporal.

ERE de extinción

El ERE de extinción implica el despido definitivo de los trabajadores. En este caso, la empresa decide prescindir de los empleados y finalizar de forma permanente su relación laboral. Los empleados despedidos tienen derecho a recibir una indemnización y pueden solicitar la prestación por desempleo correspondiente.

Qué es un ERE

En esta sección vamos a explorar en detalle qué es un ERE, su definición y concepto, así como la diferencia entre un ERE y un ERTE.

Definición y concepto de ERE

Un ERE, o Expediente de Regulación de Empleo, es un procedimiento legal al que pueden acudir las empresas en situación de crisis económica. A través de un ERE, la empresa puede tomar medidas que afectan a sus trabajadores, como la reducción de jornada o el despido colectivo, con el objetivo de garantizar la continuidad de la empresa y asegurar la indemnización a los empleados despedidos.

Diferencia entre ERE y ERTE

Es importante distinguir entre un ERE y un ERTE. Mientras que un ERE implica medidas definitivas y supone el despido colectivo de los trabajadores, un ERTE es un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, que implica medidas temporales y revocables, como la suspensión temporal de contratos o la reducción de horarios. Los empleados en un ERTE conservan su puesto de trabajo y también pueden recibir prestación por desempleo durante el periodo de suspensión.

Procedimiento de un ERE

El procedimiento de un ERE consta de tres fases principales: la fase de consultas, la fase de autorización y la fase de resolución.

Fase de consultas

En esta fase, la empresa informa a los representantes de los trabajadores sobre la situación y las medidas propuestas en el ERE. Se busca alcanzar un acuerdo entre ambas partes, negociando las condiciones y las posibles alternativas para evitar o minimizar los efectos del ERE en los empleados. Es importante que ambas partes actúen de buena fe y realicen esfuerzos sinceros para llegar a un consenso.

Fase de autorización

Una vez finalizada la fase de consultas, la empresa debe obtener una autorización administrativa por parte de la autoridad competente. Esta autorización es necesaria para que el ERE pueda llevarse a cabo. La autoridad competente evaluará el cumplimiento de los requisitos legales establecidos y tomará una decisión en base a los argumentos presentados por la empresa y los representantes de los trabajadores. Si se cumplen todos los requisitos legales, se otorgará la autorización correspondiente, de lo contrario, el ERE podría ser denegado.

Fase de resolución

Una vez obtenida la autorización, se pasa a la fase de resolución del ERE. En esta etapa, se dicta la resolución final del procedimiento y se notifica a las partes involucradas. Si la resolución es favorable, la empresa podrá implementar las medidas propuestas en el ERE, ya sean temporales o definitivas. Por otro lado, si la resolución es desfavorable, la empresa deberá replantear sus decisiones y buscar otras alternativas para hacer frente a la situación de crisis.

  • La fase de consultas implica informar y negociar con los representantes de los trabajadores.
  • La fase de autorización requiere obtener una autorización administrativa de la autoridad competente.
  • La fase de resolución implica dictar y notificar la resolución final del ERE.

Causas de un ERE

Un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) puede ser solicitado por una empresa debido a diferentes causas que justifiquen la adopción de medidas que afecten a los trabajadores. Estas causas se dividen en varias categorías:

Causas económicas

Las causas económicas comprenden situaciones en las que la empresa experimenta dificultades financieras, tales como la disminución en las ventas, la pérdida de clientes o la falta de liquidez.

Causas técnicas

Las causas técnicas se refieren a hechos que afectan la forma en que la empresa lleva a cabo su actividad, como cambios en la tecnología, obsolescencia de la maquinaria o falta de adaptación a nuevas técnicas de producción.

Causas organizativas

Las causas organizativas abarcan situaciones en las que es necesario realizar cambios en la estructura de la empresa, como reorganización de departamentos, fusiones o cambios en la estrategia empresarial.

Causas productivas

Las causas productivas tienen relación con la disminución de la demanda de los productos o servicios que ofrece la empresa, lo que puede llevar a una disminución de la producción y la necesidad de ajustar la plantilla de trabajadores.

Causas de fuerza mayor

Las causas de fuerza mayor se refieren a situaciones imprevistas y externas a la empresa que hacen imposible o dificultan gravemente la continuidad de la actividad empresarial, como desastres naturales, pandemias o situaciones de emergencia.

Implicaciones laborales de un ERE

Obligaciones legales de la empresa

En un ERE, la empresa tiene varias obligaciones legales que debe cumplir. Estas obligaciones incluyen mantener a los empleados más vulnerables, como mujeres embarazadas o trabajadores con discapacidad, y proporcionarles protección especial. Además, la empresa debe aportar una cantidad económica al Tesoro Público como garantía ante posibles incumplimientos, así como abonar las cuotas correspondientes a la Seguridad Social.

Protección de los derechos de los trabajadores

Es fundamental que se protejan los derechos de los trabajadores durante un ERE. Los empleados despedidos tienen derecho a recibir su respectiva indemnización por despido y a solicitar la prestación por desempleo. Al mismo tiempo, la empresa también puede ofrecer un plan de recolocación o formación para ayudar a los trabajadores afectados a encontrar nuevas oportunidades laborales. Se debe garantizar que todos los derechos laborales, como el salario o las vacaciones pendientes, sean respetados y cumplidos durante el proceso de ERE.

ERTE vs ERE

Características del ERTE

El Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) es un mecanismo legal que permite a las empresas adoptar medidas temporales para hacer frente a situaciones adversas y evitar despidos colectivos. Algunas de sus características principales son:

  • Es una medida de suspensión o reducción temporal de los contratos de trabajo.
  • Puede aplicarse a toda la plantilla o a un determinado grupo de trabajadores.
  • El objetivo es mantener los puestos de trabajo a pesar de la situación de crisis.
  • Los trabajadores afectados pueden solicitar prestaciones por desempleo durante la suspensión o reducción de la actividad laboral.

Características del ERE

El Expediente de Regulación de Empleo (ERE), por otro lado, es un procedimiento utilizado por las empresas cuando se requieren medidas más drásticas y permanentes debido a situaciones de crisis económica o reestructuración. Algunas de sus características son:

  • Puede implicar el despido colectivo de los trabajadores.
  • Las medidas tomadas son definitivas y no temporales.
  • Se especifica una indemnización para los trabajadores despedidos.
  • Debe seguir un proceso de consultas y obtener autorización administrativa.